Sociedades reflexivas

Pretende contribuir a la comprensión de la base intelectual de Europa: su historia y las diversas influencias europeas y extra-europeas, como inspiración para nuestra vida actual. Europa se caracteriza por una variedad de pueblos, tradiciones e identidades regionales y nacionales diferentes, así como por niveles diferentes de desarrollo económico y social. Las migraciones y la movilidad, los medios de comunicación, la industria y el transporte contribuyen a la diversidad de opiniones y de estilos de vida que deberían reconocerse y tenerse en cuenta.

Las colecciones europeas de las bibliotecas (incluidas las digitales), archivos, museos, galerías y otras instituciones públicas contienen un tesoro de documentación y objetos de estudio sin explotar. Estos recursos archivísticos, junto con el patrimonio intangible, representan la historia de cada Estado miembro pero al mismo tiempo la herencia colectiva de una Unión que ha ido creándose a lo largo del tiempo. Estos materiales deberían hacerse accesibles, incluso por medio de nuevas tecnologías, a los investigadores y a los ciudadanos, para permitirles mirar al futuro a través del archivo del pasado. La accesibilidad y la conservación de estas formas del patrimonio cultural son necesarias contribuir al crecimiento económico sostenible.

Las actividades se centrarán en:

a)  el estudio del patrimonio, la memoria, la identidad, la integración y la interacción y traducción culturales de Europa (colecciones, archivos y museos culturales y científicos);

b)  la investigación de la historia, la literatura, el arte, la filosofía y las religiones de los países y regiones de Europa;

c)  la investigación del papel de Europa en el mundo, de la influencia mutua y de los vínculos entre las regiones del mundo, y de la visión de las culturas europeas desde el exterior.

Compartir en:
  • compartir en twitter
  • compartir en linkedin
  • compartir en facebook
  • compartir en google +